viernes, 8 de agosto de 2014

LA PALMERA DEL CAMINO DEL CONDE.

Por Pedro José Franco López.

Un reportaje fotográfico de Chana Franco de mayo de 1981, sin proponérselo y de manera inconsciente, se convierte en el mejor y más grande homenaje a nuestra emblemática y entrañable Palmera.


 
Era 30 de mayo de 1981; celebrábamos el Primer Festival Regional de Folklore de Maspalomas. Al coincidir que era sábado y los grupos se trasladaron desde cada isla a Maspalomas la tarde del viernes, participaron todos en la Romería de San Fernando que, como todos sabemos antes era desde la Ermita a la Iglesia del Poblado. 

Al principio casi de la Calle Francisco Hernández González se puso con su cámara fotográfica la maspalomera Chana Franco y, sin proponérselo, inconscientemente, le hizo el mejor y más grande de los homenajes a la Palmera más antigua de Maspalomas (al menos la más alta y esbelta).

Esta Palmera que, afortunadamente, aún podemos disfrutar, es antiquísima y con toda seguridad, mucho más que centenaria. Esta zona era antiguamente el centro neurálgico de todo Maspalomas, por lo que esta Palmera está en la mente y en el sentimiento de todos los maspalomeros de la época. Palmera que, de alguna manera, ha sido testigo del devenir, de los gozos y sufrimientos de muchas generaciones de nuestro pueblo y de muchísimas anécdotas que aún se cuentan. Y, además de la literatura entrañable y romántica que se le pudiera dedicar, no cabe duda que es un bello ejemplar del árbol simbólico canario.

Pido a los que lean este artículo que, entre todos, hagamos los esfuerzos necesarios para que, dada su extrema delgadez y, el temor que el día menos esperado se doblegue ante su edad o las enfermedades o virus que proliferan  últimamente, se realice un estudio a cargo de profesionales y especialistas, para ver de prevenir cualquier problema de inclinación, desnivel o infección.

En la foto en blanco y negro que adjuntamos ( de Rojas Fariñas y de principio de los años 60 del siglo XX), podemos apreciar la Palmera al fondo. A la derecha, la Casa Condal y, a la izquierda el muro o pared que servía de contenedor y perímetro a los cercados de agricultura y labranza.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE CHANA FRANCO, dónde apreciamos la Palmera siempre omnipresente y presidiendo cada foto. Una maravilla. (Desde luego, Chana se lo propone y no lo consigue).