jueves, 10 de octubre de 2013

DÍA DE JÚBILO PARA LA HISTORIA TIRAJANERA

En que se otorgan los Títulos Honoríficos de “Hijos Predilectos” a Pancho Guerra y Santiago Cazorla, a título póstumo.

Por Pedro José Franco López
Técnico en Patrimonio Histórico y Cultural.

Hay Plenos Corporativos y Acuerdos Plenarios que marcan momentos históricos en la vida de un pueblo, de un municipio; máxime cuando estos Acuerdos se levantan con el apoyo unánime de toda la Corporación y, es más, con el beneplácito de la población tirajanera y, yo diría insular grancanaria. Tal es el caso del acuerdo corporativo de 29 de marzo de 2012, en que se conceden los Títulos Honoríficos de Hijo Predilecto e Hijo Adoptivo de San Bartolomé de Tirajana, a Don Francisco-Santiago Araña del Toro y a Don Alejandro del Castillo Bravo de Laguna, respectivamente.

Otro tanto pasa con el acto protocolario del viernes, día 11 de octubre de 2013, en que se les otorgará el Título Honorífico de Hijo Predilecto de San Bartolomé de Tirajana a Don Francisco Bernabé Guerra Navarro -Pancho Guerra- y a Don Santiago Cazorla León, a título póstumo en ambos casos.

Si con las primeras nominaciones a que hacemos alusión se cumplía con un requisito indispensable, al conmemorarse los 50 años del inicio de la Urbanización turística Maspalomas Costa Canaria, artífices de primer orden, Francisco Araña y Alejandro del Castillo (cada uno desde su parcela) y testigos de la historia tirajanera más reciente; con los últimos llama poderosamente la atención que, a estas fechas, aún no fueran Hijos Predilectos, no ya de San Bartolomé de Tirajana, sino de la isla de Gran Canaria ó Canarias, pués tanto Pancho Guerra, como Santiago Cazorla tuvieron desde hace muchos años méritos sobrados para serlo. Y testigos y notarios de la historia pretérita del municipio de San Bartolomé de Tirajana.

Desde maspalomasahora.com queremos sumarnos a esta efemérides en que se salda una deuda con dos insignes personajes que, a buen seguro, cuenta con el apoyo de la población tirajanera, grancanaria y canaria en general, pues el trabajo, la obra y el amor a lo propio, tanto de uno como del otro, deben y tienen que considerarse Patrimonio del pueblo canario en general. 

Francisco de San Bernabé Guerra Navarro -Pancho Guerra-

En el folio 480, tomo 15 de la sección de nacimientos del Registro civil de San Bartolomé de Tirajana, con fecha 11 de junio de 1909, aparece la inscripción de un ilustre tirajanero, de un ilustre canario: Francisco Guerra Navarro y en el Libro Parroquial de Bautizos núm. 23, folio 2261, 105, seis días después -17 de junio de 1909- aparece su acta bautismal, con el nombre de Francisco de San Bernabé.

Francisco de San Bernabé Guerra Navarro, nace en Tunte, en la calle que hoy lleva su nombre literario y popular: Pancho Guerra; por lo que es tirajanero de pro, una de las figuras más insignes de la cultura y de la identidad canaria, más conocidos por todos como Pancho Guerra y cuya obra ha significado tanto para los canarios y estudiosos de nuestro léxico y costumbres. Y podemos afirmar que, todo esto, desde su niñez, como verseara Francisco Tarajano:

“Por veredas de Tunte / corre un chiquillo / escogiendo saberes  / del campo y risco”.

Y es que la obra de Pancho Guerra respira canariedad –de la de verdad-. Como dijera Antonio Arbelo Curbelo –Presidente de la madrileña Peña Pancho Guerra: “…canariedad desde la sencillez, humildad y genialidad.”

Su obra, de manera sencilla, apunta directamente al corazón y a la sensibilidad del que se acerca a las páginas de sus libros. Pero esta sencillez no es un recurso fácil, sino un lenguaje capaz de llegar a tocar las fibras más íntimas de nuestra idiosincrasia, a través de una visión muy particular de lo que fue Canarias decenios atrás, pero no por ello menos actual y vigente que cualquier otra obra contemporánea.

Y quizá, una de las particularidades más importantes, a juicio del que suscribe, es que sus escritos publicados: Cuentos, Memorias, Léxico Popular, Artículos, Comedias…, aparecen llenos de datos que nos puede parecer que estamos situados fuera de una obra de estrictos contenidos literarios. Son datos referidos a distintos aspectos del mundo rural canario, común a todas las islas del archipiélago y que abarcan informaciones diversas sobre temas como: gastronomía, geografía, folklore, leyendas, fiestas populares, etc.

Viene a cuento el verso de Orlando Hernández de un poema dedicado a su memoria:

“Siempre el oído a la escucha / y bien alerta la oreja / deje y geito nos dejó / de lo que a su tierra oyera”.

El pueblo canario debe y tiene que congratularse que Pancho Guerra, al fin, sea nominado Hijo Predilecto del Municipio que le vio nacer y corretear por sus calles: San Bartolomé de Tirajana. Y es que no sólo se homenajea al personaje, que lo fue; se hace también con un legado Patrimonio cultural de todos los canarios.

Y, para terminar, reproducimos, el texto que figuraba en el pergamino en piedra que, sobre monolito se erguía frente a la Iglesia de Santiago de Tunte hasta los años 90 del siglo pasado:

“Fue un hombre bueno y sencillo, libre y bohemio. Cómo la propia naturaleza, siempre renovándose.

Supo espigar la gracia de cada momento, de cada encuentro y con un total olvido de sí mismo, hizo reir y reir con sus originales ocurrencias.

Tan natural era en todos sus gestos, palabras y escritos, que lo mismo que la humilde flor silvestre  que desconoce la elegancia de la belleza y colorido emanando aromas sutiles sin distinción de clases.

Así fue “Pancho Guerra” que jamás supo que era gracioso, él sólo quiso derramar alegrías y quitar las piedras de nuestro camino”.

Santiago Cazorla León.

Antes de perdernos en la innumerable y riquísima obra que nos legara el Sacerdote y Canónigo de la S.I.Catedral de la Diócesis de Canarias (Catedral de Las Palmas de Gran Canaria), decir que al Rvdo. Don Santiago Cazorla León, los estudiosos y amantes de la historia, el pueblo tirajanero en particular y el grancanario y canario en general, le debemos lo que podemos denominar la “biblia” -Los Tirajanas de Gran Canaria-, trabajo de investigación del año 1995 que, incuestionablemente, hay que consultar para indagar y profundizar en la historia de cada uno de los caseríos, barrios y pueblos de San Bartolomé de Tirajana.

Nace en el pueblo de Cercados de Araña en 1907, (junto a la presa de Chira y en una cueva), cómo el mismo le manifestara a Orlando Hernández en una amplia entrevista, en el seno de una familia humilde y numerosa y acabó estudiando estudios de Latinidad y Humanidades en el Seminario Diocesano de Canarias, pasando posteriormente a realizar estudios en la Universidad Gregoriana de Roma, en cuya ciudad fue ordenado Cardenal-Vicario de la Ciudad Eterna; doctor en Teología y catedrático de Teología y Moral en el Seminario Diocesano de LPGC, obtuvo la canonjía en 1970.

Como investigador y escritor, realizó numerosos trabajos históricos, siendo nombrado Cronista Oficial de San Bartolomé de Tirajana y, hasta el día de hoy no ha sido nombre ningún sustituto en estas tareas, motivo por el que son tan imprescindibles y de cabecera su Libro “Los Tirajanas de Gran Canaria”, que tantas noticias inéditas aportara en su momento, como resultado de sus consultas en el Archivo Catedralicio.

Entre su prolífica obra, se encuentra: La Ermita de Los Remedios de LPGC (1975); Los fondos del Archivo de la Catedral de Canarias (1978); Agüimes, Real Señorío de los Obispos de Canarias (1984); Historia de la Catedral de Canarias (1992); Los Tirajanas de Gran Canaria (1995) y Obispos de Gran Canaria (1997).

Finalmente, recomendar a los interesados en el personaje la impagable entrevista que le hiciera a Don Santiago Cazorla León el también escritor, dramaturgo y articulista de prensa Orlando Hernández y, como no, remitirles también a la doble página que el periódico “La Provincia” le dedica el jueves, día 10 de octubre de 2013, dónde Thaidi Llamas glosa su figura con el testimonio de una de sus sobrinas: la Sra. María Jesús Viera Cazo Doctor en Teología, catedrático de Teología y Moral en el Seminario Diocesano de LPGC. y obtuvo la canonjía en 1970.

Por los años 60, recorrían aldeas, barrios y pueblos los llamados "Circos de Variedades". Entre los cantantes predominaba la Copla y los Boleros; entre los humoristas, destacaba Pepe Castellano, quién popularizó y puso rostro al personaje de ficción "Pepe Monagas", creado por el insigne Pancho Guerra.

 

Distintas secuencias de la recepción de los restos de Pancho Guerra para su traslado a Tunte, el 1º de agosto de 1993, dónde sería recibido por todo el pueblo. Se realizó una Ofrenda floral ante el monolito y, leyeron Poemas y glosas: Orlando Hernández; Francisco Tarajano; Jesús Gómez, etc.
Seguidamente se ofició una Misa en la Iglesia y, a continuación se trasladaron sus restos a Tunte entre rezos y sones de música canaria. Las mujeres con mantilla y los hombre ataviados con chaleco negro dieron la nota de identidad y canariedad al acto.