viernes, 17 de julio de 2009

40 ANIVERSARIO DE LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA”. 1969 – 2009

Papel protagonista de Maspalomas en uno de los grandes hitos de la historia de la humanidad.


Publicado el 17 de julio de 2009
Por Pedro J. Franco López
Técnico en Patrimonio Histórico y Cultural


La alta tecnología rodeada de Tomateros,
 con el Faro al fondo.
Creo que nos pasa a casi todos, que cuando se celebra el Día Mundial o la Conmemoración de algo, siempre nos enteramos al día siguiente, cuando lo leemos, oímos o vemos en la prensa. Por eso nuestro empeño en hacer caer en la cuenta al público en general primero y a las personas y organismos que correspondan, después, de ciertas efemérides que están próximas a celebrarse; nunca con ánimos de llamar al orden, de reprochar o criticar, sino con la pura intención de que, con la debida antelación se sepa del hecho o hito a conmemorar, en primer lugar, para que la ciudadanía esté al tanto del acontecimiento próximo y, en segundo lugar para que se esté a tiempo de organizar los correspondientes actos y actividades al fin de que la conmemoración no pase en vano y sin repercusión.

Esa era nuestra intención cuando hacíamos la columna “Pancho Guerra: el Quijote Canario”, con motivo del Centenario de su nacimiento que se conmemorará el próximo mes de junio de 2009. La llamábamos así, haciéndonos eco de cómo le bautizó Carmen Laforet en su día. Porqué no cambiarlo por: “Pancho Guerra: el Cervantes Canario”?, por lo de escritor y personaje real, siendo el Quijote un personaje novelesco y, además, ficticio.

Y esa fue nuestra intención también cuando hacíamos las llamadas de atención (por cierto, caídas en terreno fértil), del V Centenario de la escala de Cristóbal Colón en Maspalomas y, del V Centenario también de su fallecimiento, que se aprovechó muy bien para saldar la deuda que teníamos con su hijo Hernando Colón, a quien le debemos la constancia de la efemérides anterior. Constancia de estas conmemoraciones las tenemos, para la posteridad, en las inmediaciones de la Charca de Maspalomas.

A la izquierda, Neil Armstrong.
 En el centro, Michael Collins.
A la derecha, Edwin Buzz Aldrin.
Por ello, estamos convencidos que por el próximo mes de julio, la prensa mundial se hará eco del 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, pues fue el 20 de julio de 1969 cuando Armstrong la pisó por primera vez y dijo aquella lapidaria y ya mítica frase: "Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad".
Siempre y cada vez que hemos tenido oportunidad de hacerlo, hemos dejado patente que Maspalomas –el término municipal de San Bartolomé de Tirajana-, ha sido testigo y protagonista en dos de las grandes hazañas épicas del ser humano en toda su historia: el descubrimiento de un Nuevo Mundo y la llegada del Hombre a la Luna.


Somos nosotros –los contemporáneos-, los que tenemos que escribir la historia de nuestro pueblo y es nuestro deber el hacer saber a nuestros ciudadanos, a las generaciones futuras y al turista que nos visita, que fue Maspalomas el último territorio español que pisó Cristóbal Colón en su cuarto y último viaje a América y que fue Maspalomas protagonista trascendente en la llegada del hombre a la Luna, como así quedó refrendado al ser Maspalomas el primer punto europeo que visitaron los astronautas Armstrong, Aldrin y Collis, en su gira mundial, a los tres meses escasos de la gran hazaña, (octubre de 1969), hospedándose en el recién inaugurado Hotel Maspalomas Oasis –habitaciones 113, 123 y 133-, acompañados además, de un séquito de 50 personas. Todo esto, justo después de la consiguiente cuarentena y dos meses de descanso. Según las crónicas de la época, fue Gran Canaria –Maspalomas-, la puerta de acceso a España y Europa que eligieron los astronautas.
El comandante Armstrong
prueba con el timple canario
Aldrin recibe un cuadro
de Aquilino Saavedra 


Collins prueba con una Isa canaria.  

Para mayor abundancia a este respecto, hace unos meses, en la Revista “Historia y Vida”, un número que conmemoraba los 40 años de su primera edición, aparecía publicado todo un dossier que contenía un valioso trabajo sobre “40 hechos que cambiaron la Historia”. Esta selección se iniciaba desde hace 160.000 años a.C., -fecha en que se data el primer eslabón de la humanidad aparecido-, hasta el día de hoy, (Caída del Muro de Berlín y el desplome de las Torres Gemelas de Nueva York), y así se iban desgranando 40 hitos que fueron decisivos en la historia de la humanidad y que han ido marcando la evolución de la trayectoria humana.

Pues bien, ahí figuraban dos hitos, dos acontecimientos en los que Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana), tuvo presencia y protagonismo activo: El Descubrimiento de un Nuevo Continente -viendo Europa, Asia y África cómo se les ensanchaba “su” mundo-; y, La llegada del Hombre a la Luna, -el alunizaje del Apolo XI-, gran momento de gloria para la Humanidad, -que asistió entre incrédula y asombrada a un espectáculo que iniciaba una nueva era para el hombre-; haciéndose añicos la parte sentimental y romántica que nos inspiraba la Luna hasta ese momento: poesía, sueños…

La primera de estas efemérides se materializa el 24 de mayo de 1502 en que el nombre de Maspalomas queda unido al de las primeras expediciones europeas a América, al existir constancia en el documento “Historia del Almirante” de la escala de Cristóbal Colón en Maspalomas, en el cuarto y último viaje , cuyo texto es el siguiente: “… llegamos a la Gran Canaria el 20 de mayo, surgiendo en las isletas. El 24 pasamos a Maspalomas, que está en la misma isla, para tomar el agua y la leña que eran necesarios en el viaje…”

La segunda, la que nos ocupa en el presente es que, desde Maspalomas se le hizo un especial seguimiento al Apolo XI, nave que alunizó y de la cual bajó el comandante Amrstrong convirtiéndose en una leyenda al estampar la huella de su pié izquierdo en la superficie lunar. Fue desde la Estación Espacial de Maspalomas, desde dónde se procesó la información que llegaba desde la nave, aunque una de las anécdotas más comentadas fue que, desde Maspalomas, se les controló el ritmo cardíaco a cada uno de ellos. (Los electrocardiogramas de Armstrong, Aldrin y Collins,  se conservan y exhiben a los visitantes en el Centro Espacial de Canarias).

Modestamente y con el ánimo y las intenciones mencionadas al principio, queremos lanzar desde aquí mensajes a todos y cada uno de los organismos obvios: Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, Cabildo Insular de Gran Canaria y Gobierno de Canarias, para que esta fecha no pase sin pena ni gloria en San Bartolomé de Tirajana.

Además, a este respecto tendría y/o debería tener mucho que decir el propio Centro Espacial de Canarias (popularmente mantiene el nombre que tuviera anteriormente –Estación de Maspalomas- y ahora dependiente del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial que, además de seguir realizando seguimientos de vehículos espaciales, también desarrolla una concienzuda tarea de observación y vigilancia que hace que los datos que obtiene contribuyan decididamente, entre otras cosas, a salvaguardar el entorno del planeta y, en bastantes ocasiones, salvar vidas humanas, pero que hace 40 años tuvo en sus manos el papel relevante que nos ocupa.

Alberto Isasi y Eduardo Filipputi,
acompañan al astronauta Aldrin
 a un paseo en yate.
Entre estos mensajes –subliminales?-, no pueden quedar exentos los enviados a la iniciativa privada. El Hotel Maspalomas Oasis debería tomar parte activa en las conmemoraciones, no en vano hospedó a los Astronautas tres meses después de la hazaña. Por ejemplo, volviendo a poner en su lugar las placas que figuraban en las habitaciones ocupadas por éstos. Y, por que no?, en conjunto con la empresa Lopesan, co-patrocinar una escultura que perpetúe en la memoria de propios y foráneos tal protagonismo de Maspalomas en la historia universal, de igual forma que se hizo con la gesta colombina.

A estos efectos viene que ni pintada la rotonda que está libre en la avenida de Colón, justo frente al hotel que actualmente está en avanzado estado de construcción –relativamente cerca del Hotel Maspalomas Oasis- y, la más próxima a dónde estuvieron en su día y hasta 1967, las naves de la NASA. A modo de modesta propuesta, en esta rotonda y en esta escultura, -testimonio para la posteridad-, debería reproducirse la primera huella de Armstrong en la superficie lunar, que no me extrañaría nada que haya sido la foto más reproducida en la historia y, que por su mensaje rápido será comprensible por todos.

A esta huella que proponemos se puede unir perfectamente la antena VHF desde la que, en su día, se hizo el seguimiento al Apolo XI, en poder del Centro Espacial de Maspalomas, ya en su momento se efectuaron conversaciones a este respecto entre el Ayuntamiento y el propio Centro, siendo alcalde y director don José J. Santana Quintana y don Julio Melián respectivamente; conversaciones que se reanudaron más tarde por don Marco Aurelio Pérez Sánchez y don José Vázquez Bermúdez, también Alcalde de San Bartolomé de Tirajana y director  del Centro Espacial de Canarias, respectivamente.

Entre las empresas privadas que deberían tener parte activa en las actividades a programar, también debería estar la empresa Castillo y/o el Condado de la Vega Grande pues, prácticamente, se convirtieron en los anfitriones de la visita de los astronautas, llegándoseles incluso a conceder el “Guanche de Oro”, (galardón turístico de los años 60), entregado por don Pedro del Castillo y Bravo de Laguna en nombre del Conde de la Vega Grande.

Alejandro del Castillo y Mª Carmen Benítez de Lugo,
actuales condes de la Vega Grande y doña Ana del Castillo,
 dialogan con el Astronauta Edwin Aldrin. 
El niño Miguel Escudero del Castillo,
le impone una insignia.

Pudiera también ser una ocasión para hacerle un merecido reconocimiento al Condado de la Vega Grande, a Don Alberto Isasi y don José Melgarejo –director y sub-director del Hotel Maspalomas Oasis en aquella ocasión- que conocerán mil y una anécdotas y, por supuesto, a Don Andrés Rodríguez, empleado de la NASA, ya jubilado, que vivió en vivo y en directo todos aquellos apasionantes acontecimientos.

En suma, para julio y octubre próximo habría que contar con mucha gente –hasta ahora anónimas- y que tuvieron arte y parte en la visita de los Astronautras. Y es que nunca 24 horas dieron tanto de sí: desde un paseo en yate, bailar una isa, recibir el “Guanche de Oro” y, por supuesto, visitar la capital de la isla: Las Palmas de Gran Canaria, amén de recibir innumerables recuerdos, todos ellos de gran representatividad canaria: Timples, Puros canarios, etc. En los documentos gráficos aparecen muchísimos protagonistas, desde el Conde de la Vega Grande, sus hijos y nietos, hasta el mismísimo Eduardo Filiputti ó Juan Quevedo Cazorla, como maître del hotel Maspalomas Oasis, camareros, etc.

Se nos presenta una oportunidad única y tardará en presentarse otra de esta categoría, para que el municipio de San Bartolomé de Tirajana esté presente, por derecho propio, en actividades relacionadas con otra efeméride de carácter y de rango universal.

Y es que, perdónenme que sea demasiado repetitivo, pero es que el dato que damos a continuación es la mar de gráfico para que quede patente el papel relevante de Maspalomas en esta hito histórico; Resulta que existe constancia real (al menos así nos lo dicen las crónicas de la época), de que la famosa frase: “"Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad", dónde primero llegó fue a Maspalomas. Basándonos en datos del Instituto de Astrofísica de Canarias: “…la voz de Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la superficie lunar, llegó clara a Maspalomas,(la Estación Espacial que la NASA tiene en Gran Canaria); desde allí la distribuyó por línea telefónica a Las Palmas de Gran Canaria; luego por enlace hertziano en onda corta a Inglaterra; dónde enlazaba con el cable submarino que amarraba en Andover  y por los circuitos de microondas llegaba a Houston…”

Aparceros y vecinos del lugar
posan con las antenas al fondo.
Datos más que evidentes para que este “momento de gloria” serva de plataforma para reivindicar el que Maspalomas –San Bartolomé de Tirajana- sea tenida en cuenta en la “hoja de ruta” de todas las instituciones: insulares, regionales y nacionales, al momento de programar actividades relacionadas, por ejemplo, con la carrera espacial y, volviendo a la carga con la denominación de “Punto Colombino”, tantas veces demandada. Son incalculables las connotaciones de carácter histórico-cultural y, por ende, de promoción turística y de oferta complementaria que tendría.


Para terminar y, como mensaje último al Patronato Insular de Turismo de Gran Canaria, proponerle que establezca convenios de colaboración con el Centro Espacial de Canarias al fin de que sus actividades pasadas y presentes se difundan y se conviertan en un atractivo más de nuestra zona y, el visitarlo, sea una oferta más hacia nuestros visitantes. Recordemos que, por ejemplo, el “Minisat-01” paseó por el espacio el nombre de “Gran Canaria” y fue en el mismo aeropuerto dónde se rotuló este nombre en sus costados. Y, que se le saque el jugo preciso a la frase que Neil Armstrong le dijo al periodista Luis García Jiménez, a la pregunta de “qué sensación le produjo pisar la Luna?” y éste le contestó: “Fue algo indescriptible. Es un sitio maravilloso, como Maspalomas. Toda la isla lo es”. Ya me dirán si no es una frase como para estampar en el más noble mármol o en el bronce más resistente.

jueves, 11 de junio de 2009

CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE PANCHO GUERRA (EL CERVANTES CANARIO). 1969-2009

CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE PANCHO GUERRA  (EL CERVANTES CANARIO). 1969-2009

Publicado el 11 de junio de 2009

 Autor: Pedro José Franco López
Técnico en Patrimonio Histórico y Cultural.


En el folio 480, tomo 15 de la sección de nacimientos del Registro civil de San Bartolomé de Tirajana, con fecha 11 de junio de 1909, aparece la inscripción de un ilustre tirajanero, de un ilustre canario: Francisco Guerra Navarro y en el Libro Parroquial de Bautizos núm. 23, folio 2261, 105, seis días después -17 de junio de 1909- aparece su acta bautismal, con el nombre de Francisco de San Bernabé.


Francisco de San Bernabé Guerra Navarro, nace en Tunte, en la calle que hoy lleva su nombre literario y popular: Pancho Guerra; por lo que este año se cumplen los 100 años (el I Centenario) de su nacimiento. Se cumple el I Centenario del nacimiento de una de las figuras más insignes de la cultura y de la identidad canaria, más conocidos por todos como Pancho Guerra y cuya obra ha significado tanto para los canarios y estudiosos de nuestro léxico y costumbres. Y, durante su niñez, como verseara Francisco Tarajano:

“Por veredas de Tunte
corre un chiquillo
escogiendo saberes
del campo y risco”.

Y es que la obra de Pancho Guerra respira canariedad –de la de verdad-. Como dijera Antonio Arbelo Curbelo –Presidente de la madrileña Peña Pancho Guerra: “…canariedad desde la sencillez, humildad y genialidad.”

La obra de este insigne tirajanero nos recuerda un pasado plagado de pequeñas pero significativas cosas que conforman nuestra historia, la historia de nuestra comunidad. Pancho Guerra nos ofreció –y ofrece- una imagen certera de la gente sencilla de nuestra tierra, de su modo de vida, de sus costumbres ancestrales, sus alegrías y penas.


Su obra, de manera sencilla, apunta directamente al corazón y a la sensibilidad del que se acerca a las páginas de sus libros. Pero esta sencillez no es un recurso fácil, sino un lenguaje capaz de llegar a tocar las fibras más íntimas de nuestra idiosincrasia, a través de una visión muy particular de lo que fue Canarias decenios atrás, pero no por ello menos actual y vigente que cualquier otra obra contemporánea.

Y quizá, una de las particularidades más importantes, a juicio del que suscribe, es que sus escritos publicados: Cuentos, Memorias, Léxico Popular, Artículos, Comedias…, aparecen llenos de datos que nos puede parecer que estamos situados fuera de una obra de estrictos contenidos literarios. Son datos referidos a distintos aspectos del mundo rural canario, común a todas las islas del archipiélago y que abarcan informaciones diversas sobre temas como: gastronomía, geografía, folklore, leyendas, fiestas populares, etc.

Viene a cuento el verso de Orlando Hernández de un poema dedicado a su memoria:


“Siempre el oído a la escucha
y bien alerta la oreja
deje y geito nos dejó
de lo que a su tierra oyera”.

Es seguro que a estas alturas del tiempo, su familia y/o la Fundación Canaria Pancho Guerra ya elaboran un calendario de actuaciones y actividades para que el Centenario del nacimiento de Pancho Guerra no pase en balde. Pero la llamada especial de atención del presente es para las instituciones canarias que, metidas en la vorágine de bajar costes, suprimir partidas y recortar gastos por la cacareada crisis, sean especial y cuidadosamente exquisitos y prevean el que esta oportunidad que se nos brinda tenga la debida atención sensitiva y, por supuesto económica.

Y hablamos de todas las instituciones, desde el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana –por razones obvias-, hasta el Gobierno de Canarias, pasando por el Cabildo Insular de Gran Canaria, las dos Universidades y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, dónde Pancho Guerra se cultivó como hombre e intelectual. Resúmen: que los organismos competentes y, que por razones obvias tendrían que estar implicados no se “empardelen” con este asunto. Viene a cuento la palabrita, porque “empardelarse” (emperezarse, amodorrarse, quedarse medio dormido…) fue el último vocablo del “Léxico Popular de Gran Canaria” que redactó Pancho Guerra, antes que la muerte inesperada y casi fulminante le impidiera continuarlo.

Por todo ello también hacemos guiño, pués consideramos que tienen mucho que decir y aportar al respecto, a la Sociedad Económica de Amigos del País, al Gabinete Literario, a la Escuela Luján Pérez, Orden del Cachorro Canario, etc. De forma especial a los medios de comunicación escritos, con los que colaboró estrechamente y por largos períodos desde Madrid y, por supuesto a todos los colectivos sociales y culturales de San Bartolomé de Tirajana, pues que duda cabe que, con el empuje de todos es cómo se lograría que la conmemoración del “I Centenario del Nacimiento de Pancho Guerra” tenga el empaque, la repercusión y trascendencia que merece. Guiño que extendemos a todos y todas las personas del mundo periodístico, cultural e intelectual de la isla de Gran Canaria conocedores, amantes y defensores a ultranza de la obra de Pancho Guerra.

Se presenta también una oportunidad de oro para que San Bartolomé de Tirajana (su Ayuntamiento) tome la iniciativa y se convierta en el organismo que encauce –al menos los inicios- de la celebración y conmemoración de ésta efemérides. En primer lugar, por el hecho de Pancho Guerra haber nacido en el término municipal de San Bartolomé de Tirajana –Tunte-. y en segundo lugar, porque sería una oportunidad irrepetible –al menos en mucho tiempo-, de que San Bartolomé de Tirajana salde la deuda que tiene pendiente para con la figura y la obra del más insigne de sus Hijos Predilectos que, a su vez está considerado por muchos como: Patrimonio cultural de todos los canarios y, finalmente, consideramos que en San Bartolomé de Tirajana, sobre todo en Tunte, es dónde tiene que incidir e influir las celebraciones y perpetuarse este reconocimiento de forma tangible para la posteridad, mediante –por ejemplo-, de una Escultura conmemorativa, etc. Lo que sea, con tal de que no queden las celebraciones en una mera ofrenda floral y folklórica (lo más recurrido en estos casos).


De lo contrario, seguiremos con la cruz a cuesta de una deuda pendiente hacia este excelso personaje, que si bien es Patrimonio de todos los canarios en general, lo es del pueblo tirajanero en particular.

Es tarde para tomar grandes iniciativas y florituras, además los tiempos que corren no son propicios para grandes fastos, -“que no está el tostador p’á cochafisco”, como diría Pancho Guerra; pero si que es imprescindible acometer (esperemos que ya se haya iniciado el proceso), la reedición de toda la obra de Pancho Guerra y que, mediante sesiones de lectura, charlas, exposiciones y/o proyecciones quede implantada la figura y obra de Francisco Guerra Navarro –Pancho Guerra- en todos los Colegios e Institutos canarios, al menos, en los de la isla de Gran Canaria y, por supuestísimo en todos y cada uno de los del Municipio de San Bartolomé de Tirajana.

En la seguridad de que los miembros de la Corporación municipal tirajanera, la familia y la fundación Canaria Pancho Guerra y otros órganos ya tienen presente esta fecha, deseamos dejar constancia que el presente, tan sólo trata de hacer una llamada de atención, para que no se dilate en el tiempo el inicio de la conmemoración de esta efemérides y, sobre todo de la captación de medios económicos necesarios, ya que el evento merece que sea todo lo trascendente que debe y pasará mucho tiempo en volverse a presentar una oportunidad similar.


Y como reflexión final, manifestar que, las acciones que se realicen a los efectos de conmemorar el I Centenario del nacimiento de Pancho Guerra, además de estar impregnadas de sentir cultural, socio-cultural e incluso lúdico; esta efemérides debe tener, una encomienda general en todas las iniciativas y empresas a acometer: la de recuperar y difundir el legado de un autor –Hijo Predilecto de San Bartolomé de Tirajana-, que divulgó siempre la esencia de lo que hoy conocemos como “Identidad Canaria” y que la obra del  Quijote canario (como le definiera ó bautizara Carmen Laforet –atribuído también a Juan Cabrera Santana), quede vigente y para el futuro en el día a día de nuestro Municipio en particular y de Canarias en general.


De todas formas y, a decir verdad, en el caso de que no se cumplan todas las expectativas, en caso de que el tiempo o los dineros no sean los suficientes, tenemos a la vista otra oportunidad para continuar con las labores de exaltar a nuestro “Quijote” y es que en 2011 se cumplen 50 años de su fallecimiento en el Madrid de la segunda mitad del pasado siglo. Porque contribuciones y reconocimientos pendientes seguro que van a quedar para dentro de dos años, por ejemplo, homenajear en toda regla a la “Peña  Pancho Guerra” de Madrid que, registrando prácticamente en su piso de soltero: buscaron, ordenaron y publicaron sus manuscritos; cosa que quizá él nunca hubiera hecho ya que, -según Juan Rodríguez Doreste-, “… su modestia era excesiva y su autocrítica muy exigente…”

Para terminar y a la espera de que estas modestas sugerencias caigan en terreno y conciencias fértiles, modesta aportación, que veremos quizá corregidas y, de seguro aumentadas durante todo este año 2009 por personas mucho más capacitadas que el que suscribe, reproducimos el texto que figuraba en el pergamino en piedra que, sobre monolito se erguía frente a la Iglesia de Santiago de Tunte hasta los años 90 del siglo pasado:

“Fue un hombre bueno y sencillo, libre y bohemio. Cómo la propia naturaleza, siempre renovándose.


Supo espigar la gracia de cada momento, de cada encuentro y con un total olvido de sí mismo, hizo reir y reir con sus originales ocurrencias.

Tan natural era en todos sus gestos, palabras y escritos, que lo mismo que la humilde flor silvestre  que desconoce la elegancia de la belleza y colorido emanando aromas sutiles sin distinción de clases.

Así fue “Pancho Guerra” que jamás supo que era gracioso, él sólo quiso derramar alegrías y quitar las piedras de nuestro camino”.


jueves, 14 de mayo de 2009

40 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DEL CLUB DEPORTIVO SAN FERNANDO, QUE VIENE A SER LO MISMO QUE EL ACTUAL CLUB DEPORTIVO MASPALOMAS”

Publicado el 14 de mayo de 2009

Autor: Pedro José Franco López
Técnico en Patrimonio Histórico y Cultural

Cuando hace unos meses iniciábamos una serie de columnas o artículos denominados “Efemérides” y, nos aventurábamos a realizar una serie de entregas durante el año, es porque durante el presente año, 2009, se conmemoran hitos o acontecimientos muy importantes para nuestro Municipio en general y, la mayor parte de las veces, para el pueblo y la zona turística de Maspalomas en particular. Tal es el caso del Centenario del nacimiento de Pancho Guerra, el 40 Aniversario de la llegada del Hombre a la Luna, los 30 años del Carnaval de Maspalomas y algunos más que iremos desvelando en su momento.

El que nos ocupa ahora mismo, lo exaltamos desde este espacio, al fín de que no pase en balde, para que quede “colgado” en los medios y llegue a todos aquellos a quienes interesa, que el Club Deportivo San Fernando, que más tarde llegaría a denominarse Club Deportivo Maspalomas, cumple por estos días sus 40 años de vida. Al menos de vida oficial, porque fútbol al fín y al cabo hubo siempre en esta Maspalomas, (como dicen los que no la vivieron y disfrutaron): árida, desértica y pedregal….


La fecha que nos sirve de referencia es la de 15 de mayo de 1969, que figura como día en que se fundó el Club Deportivo San Fernando, en los primeros Estatutos que se presentaron en la “Delegación Nacional de F.F. y Deportes” –Registro Nacional de Clubs y Sociedades Deportivas-. Esos Estatutos y esa fecha, que rubrican Juan Domingo Afonso Suárez, como Presidente y Pedro José Franco López, como Secretario, son los que marcan el inicio, al menos oficial, del devenir futbolístico en Maspalomas. 


Atrás quedaban muchos años de lucha. Desde los tiempos remotos en los que ni existían lazos federativos. Aquí empezaba también otro largo período de tiempo de sacrificios y sinsabores, como fue la época de Clubs Adheridos, tiempos incongruentes en los que jugó un papel importante y decisivo, el por entonces Presidente Juan Domingo Afonso Suárez que, cubierta aquella primera etapa que continúa con la famosa liguilla Interregional de Clubs Adheridos, deja el Club Deportivo San Fernando en la Categoría de 2ª Regional.

En un breve paréntesis en que asume la presidencia Antonio Martín Falcón, organiza éste una reestructuración en el Club, planteándose la creación de toda una gran entidad deportiva.
  
Es entonces cuando forma filas en el club Roberto Rivero Rodríguez que en una carrera vertiginosa incrementa la lista de socios, asciende el equipo a la categoría de 1ª Regional y en Asamblea celebrada a principios de la temporada 81-82, entre otros, se acuerda:

Cambiar la denominación del Club Deportivo San Fernando por el de Club Deportivo Maspalomas, basándose en la raíz histórica de este nombre y la concordancia para las múltiples ambiciones que se tenían entonces para el propio Club, así como también se acordó solicitar al Iltre. Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana la cesión –a todos los efectos- de las instalaciones del Polideportivo Municipal de Maspalomas (con campo de césped y pistas de Atletismo de ocho calles.

Cesión que se lleva a efecto en el mismo acto de inauguración del Polideportivo, el día 22 de abril de 1982, con la entrega de las llaves del mismo por parte del entonces Alcalde: Don Francisco-Santiago Araña del Toro.

Desde aquí, pasando por haber estado en una Categoría Nacional, hasta lo que es el Club Deportivo Maspalomas, hay mucho de lo que hablar y contar. Hablar de cuando le colgaban al “Maspa” lo de equipo millonario. Hablar de las Presidencias de Armando Fuentes Falero y Angel Luis Tadeo. De cuando la Presidencia de Santiago Santana Cazorla, tenía entre su directiva  a Fernando del Castillo Benítez de Lugo y Bravo de Laguna. De cuando el Tesorero del Club era el mismo que el Interventor del Ayuntamiento…, y de tantas y tantas otras cosas.

Hablar de cuando se obviaba a la base y de cuando se recurría a ella en épocas de vacas flacas. Hablar de la excelente labor de tantos Entrenadores, Preparadores y toda clase de técnicos. De cuando la afición llenaba el estadio y de cuando la afición daba la espalda a su equipo y sus colores.
  
Sirva esta semblanza –de urgencia-, sólo para que la fecha del 15 de mayo de 2009 no pase sin pena ni gloria. Nos ponemos en la tarea de realizar un trabajo mas exhaustivo de lo que ha sido la historia del fútbol en Maspalomas en general y, del devenir de estos últimos 40 años en particular. Para eso pedimos desde aquí la implicación y participación de todos aquellos que tengan algo que aportar al efecto: Presidentes, Vocales, Entrenadores, Jugadores y la Afición del Club Deportivo Maspalomas.


Finalizamos esta semblanza con un recuerdo y homenaje a todos los directivos que han pasado por las diferentes etapas del Club, así como a Entrenadores, y, sobre todos a los jugadores que, con ilusión, amor y entrega a unos colores, han forjado esta realidad que es hoy el club Deportivo Maspalomas.

 Y terminamos, no sin antes mencionar, felicitar y dar toda clase de ánimos a quienes rigen los destinos del actual Club Deportivo Maspalomas: a su Presidenta: Sra. María de los Ángeles Armas; Vice-presidente: Miguel Rodríguez Hernández; Secretario: Andrés Gómez Macías; Tesorero: Pedro Cazorla y Entrenador: Genaro Rodríguez Hernández. A ellos les dedico la foto que ambienta este artículo, dónde la euforia de una afición entregada en cuerpo y alma a los colores del “Maspa”, se ve coronada con una pancarta que pone: ¡¡Aupa los Cojones del Maspalomas!!”. Todo ello, con el máximo respeto a la Sra. Presidenta.